Tarifas de internet: la competencia es buena, muy buena

Los precios de internet en Costa Rica son altos, no es un sentir es una realidad cuando los comparamos con el resto del mundo. En algún momento los operadores quisieron desviar la atención y culpar a la rígida regulación sobre las tarifas, algunos mordieron el anzuelo. Pero no, aunque la regulación actual no es precisamente de gran ayuda para promover la competencia, la verdad es que los techos definidos por ley dan mucho rango de acción.

El movimiento de tarifas más reciente comenzó con Amnet y sin que se terminara de digerir la noticia lo siguió el ICE al día siguiente. Según el anuncio, aun no definitivo, del ICE las tarifas se mantendrán igual mientras se duplicarán las velocidades de su servicio Acelera, para el que quiere gozar de un ahorro en el recibo el camino a seguir sería cambiar de plan. Si revisamos un poco las noticias al respecto nos damos cuenta que la conexión de 2Mbps de Acelera costaba 62 dólares en el 2008, en el 2009 aplicando la misma receta que ahora pasó a costar 38 dólares y de acuerdo al anuncio de hoy estimo que terminará en 27 dólares. Cuando un operador se mueve al poco tiempo todos lo siguen, y con dólares mas o dólares menos las tarifas se alinean.

Los motivos por los cuales mejoran las tarifas son varios, por ejemplo la demanda influye porque entre más clientes se puede distribuir mejor los costos fijos, también influye el avance tecnológico que hace cada vez más accesibles los equipos necesarios para llevar el internet a cada localidad y tercero la competencia. Hasta hace poco las empresas privadas dependían de los accesos a la red de fibra óptica mundial del ICE, desde hace unos meses han trabajado en tener sus accesos propios, por lo menos Amnet y Claro, lo cual les da más control sobre sus costos y les permite plantear tarifas más agresivas.

La competencia es buena, al finalizar el año el costo de internet será aproximadamente la mitad que hace 3 años, y precisamente la sana competencia es la que creo hará cada vez más accesible la tecnología a los sectores más vulnerables de la sociedad. No puedo evitar referirme a la polémica que ha desatado el tema del cobro de impuesto de ventas (o en el futuro impuesto de valor agregado) al internet. Algunos sectores han enfocado el tema como si esto pusiera en peligro el acceso a esta tecnología, incluso de manera irresponsable han dicho que implica un aumento de un 14% a las tarifas actuales. Para aclarar el segundo punto primero, desde hace ya un buen rato tributación definió que internet era susceptible al pago de impuesto de ventas y operadores responsables como el ICE han cumplido de manera puntual en base a esto. Otras empresas se ha  negado a reconocer esta resolución y han cuestionado la legalidad del cobro. La discusión actual del plan fiscal donde el tributo pasaría de 13 a 14 por ciento dio bríos nuevos para atacar este cobro y tratar de pintar el movimiento de un punto porcentual como un aumento de 14 por ciento. Ahora regresando al punto principal, me parece que señalar el cobro del impuesto de venta al internet como un obstáculo es exagerado, la tendencia anual de mejoras de tarifas excede por mucho el efecto de eliminar el impuesto y por lo tanto su eliminación impacta de manera muy limitada el hacer cada día más accesible la tecnología. Además, pagar impuestos es un deber ciudadano y a pesar de los cuestionamientos de la calidad del gasto del gobierno eso no es excusa para debilitar las finanzas públicas, entre más exoneraciones se exijan más difícil es controlar la evasión, el sólo hecho que una empresa tenga que retener impuesto de ventas hace más difícil la defraudación.

Espero que el dinamismo del sector telecomunicaciones en competencia implique que los anuncios de nuevas y mejores tarifas sean más regulares, además, proyectos país como el Plan de Banda Ancha debe acelerar aun más el proceso y abrir nuevas oportunidades de desarrollo.