ICE lanza videollamada pero no para el iPhone

El ICE anunció ayer finalmente la disponibilidad de videollamada en su red 3G. Esta es una función estándar de toda red 3G, por lo cual se anticipaba su lanzamiento desde hace ya rato. Sin embargo, no sólo el mundo ha avanzado mucho desde la implementación de la videollamada en redes 3G sino que además el servicio como tal nunca despegó a nivel mundial. La videollamada está disponible sólo para ciertas terminales, de hecho el iPhone no soporta este estándar, incluso tiene su método propio llamado Facetime, sin embargo esto no ha evitado que ciertos noticieros al informar sobre esta noticia lo hagan pasando imágenes del iPhone, lo cual ha ayudado a cierta confusión en los usuarios. El ICE por su parte me parece que si ha sido claro, en su página detalla que el iPhone no soporta este servicio. Gracias a la confusión creada y al "berrinche" de algunos porque el iPhone no soporta este servicio me he puesto a leer un poco al respecto y encontré conveniente hacer este post.

El servicio de videollamada que ofrece el ICE es el estándar 3G-324M, el cual tiene ciertas particularidades, primero que es p2p (peer to peer), es decir la comunicación se da entre dos terminales sin intermediarios y segundo usa un ancho de banda constante de 64 kbps. Es decir es un concepto muy diferente a VoIP y tiene una calidad de video muy limitada, lo cual tiene lógica si tomamos en cuanta que fue desarrollado hace mas o menos una década cuando la velocidad de internet era limitada, especialmente en redes móviles. El sistema es muy cómodo para las operadoras telefónicas porque lo pueden controlar, es decir es un servicio fácil de detectar, activar y principalmente cobrar, en cambio conexiones sobre IP, como Skype, se escapan de su rango de acción. Para el cliente tiene una ventaja, no depende de tener o no un plan de datos, y el ancho de banda requerido es tan bajo que con bastante seguridad en el lugar que se tenga cobertura 3G será posible enlazar una videollamada, como desventaja podemos citar que normalmente los precios de este servicio son mayores a los de una llamada telefónica convencional, aunque de momento el ICE ha lanzado el servicio a un costo promocional muy similar a lo que cobra por el minuto celular.

Apple no implementó 3G-324M en el iPhone 4, de hecho la decisión no es tan rara, porque hoy en día lo más normal son las videollamadas sobre IP que ofrecen una calidad de video mucho mejor. Incluso, aunque es cierto que el iPhone fue uno de los primeros teléfonos en obviar este estándar, es relevante notar que Android no trae incluido 3G-324M, el mismo debe ser adicionado por los fabricantes de terminales si desean dotar al terminal de la funcionalidad.

Para comprobar el funcionamiento de videollamada acudí a un par de amigos que tienen el Nokia N8, luego de enviar el mensaje al 6060 me cansé de esperar respuesta pero asumí, correctamente, que el servicio igual se había activado. La videollamada se conectó de manera sencilla y pude ver los efectos de que trabaje con el ancho limitado de 64 kbps.

El N8 tiene una pantalla de tamaño similar al iPhone pero aun así limita la imagen transmitida a una fracción de la misma, la imagen obtenida es aceptable pero cuando se compara con la imagen que se obtiene en un iPhone 4 usando Facetime es clara la diferencia en calidad. La comparación en la siguiente imagen no le hace justicia al N8 porque la imagen del iPhone es un pantallazo y la del Nokia a la derecha es una foto, pero si muestra la diferencia que podemos ver a nivel de imagen entre ambas opciones.

En buena hora que el ICE habilitó la capacidad en su red 3G, sin embargo, no creo que sea un éxito porque eso ha demostrado la experiencia de este tipo de servicio a nivel mundial, incluso el mismo intento de Apple con Facetime ha pasado desapercibido. Simplemente la videollamada no es algo natural de hacer con un celular, desde temas de privacidad hasta lo incómodo que es sostener el teléfono en la posición adecuada son posibles razones de bajo nivel de adopción, no veo motivos para que esto sea diferente en Costa Rica.