Sutel: el malo de la película sin importar lo que haga

Hace unos días trascendió que la Sutel aprobó la compra de Cablevisión por parte del ICE siempre y cuando cumpliera algunas condiciones. La que más resonó en el público fue el requerimiento de devolver al Estado ciertos rangos de frecuencia actualmente sin uso en manos del ICE. Algunos interpretaron esta petición como un ataque al ICE y favorecimiento a las trasnacionales Movistar y Claro, el argumento es en cierta forma ilógico en si mismo porque más bien es en perjuicio de Movistar y Claro que existan más frecuencias disponibles para subastar, pues las mismas darían espacio a un quinto competidor (el campo para el cuarto competidor ya está guardado de antemano pues el cartel original de concesión incluía tres paquetes, uno de los cuales quedó sin oferentes). Así que, el argumento es débil en ese sentido, aunque si esperaría que el ICE se niegue a estas condiciones, como todo operador dominante acaparar es parte de su estrategia. También es bueno recordar que las frecuencias son del Estado, son de todos nosotros, hasta donde se el ICE no pagó nada por ellas, en el caso de que si hubiese pagado por ellas me parece que aplicaría una devolución de ese pago y además en caso de que entregar las frecuencias implique un costo por limpieza de las mismas, el reconocimiento de ese costo por parte del Estado.

Otro argumento en contra de la Sutel fue la condición de pedir la suspensión de los contratos actuales de Cablevisión con sus clientes, este argumento obedece a otra mala interpretación. La condición lo único que implica es que Cablevisión debe dar la oportunidad a sus clientes de cambiar de proveedor sin ningún perjuicio económico, como una multa por suspensión de contrato, si están en desacuerdo con ser ahora clientes del ICE, esa es una medida usual cuando se dan este tipo de fusiones y no implica la desconexión y pérdida de todos los clientes actuales, es simplemente esa posibilidad de elegir para el consumidor.

El tercer argumento contra la Sutel es que duró 9 meses para tomar su decisión. Este argumento es en mi opinión el más fuerte de los tres y el que realmente debería resonar cuando se critica a la Sutel, entendemos que es un ente en formación, que está aprendiendo a regular uno de los mercados más complejos y sensibles, pero el tiempo tomado para resolver un caso como estos es sumamente largo. En nueve meses la inversión puede dejar de tener sentido, en nueve meses la inacción puede haber perjudicado a Cablevisión y sus clientes, pues la incertidumbre implica un freno a inversiones de infraestructura e incluso detener esfuerzos de atracción de nuevos clientes. Ahora, decir entonces que la Sutel la tiene contra el ICE pareciera un punto válido, algunos gritan ecos lejanos de corazones rayados donde se exalta la clara intención de entregar el mercado a las trasnacionales. Sin embargo, eso es simplemente no mirar más allá de la nariz. La Sutel es lenta, y es lenta con todos. Movistar hace casi un año denunció al ICE por competencia desleal por su promoción del Chip Extremo, la resolución de la Sutel no ha salido. Claro que no he visto ninguna manifestación de como la Sutel está favoreciendo al ICE, eso no está de moda. 

El ejemplo anterior no es único, ustedes recuerdan como al inicio los que comenzaron a probar los servicios de Movistar y Claro no renunciaban a su número del ICE, sino que desviaban la llamada. De un momento a otro, el ICE bloqueó la posibilidad de desvío de llamadas a teléfonos que no fueran de su propia red. La ley no contempla ese aspecto, pero eso no evitó que varios clientes, la mayoría de Claro, pusieran sus denuncias ante la Sutel. La Sutel estudió el caso y generó la resolución RS-180-2012, donde le pide al ICE que restablezca la posibilidad del desvío de llamadas y pone las reglas de como manejar en esos casos los costos de interconexión. El ICE respondió que técnicamente no podían poner el desvió de llamadas a otras redes, lo cual es falso pues durante algunos días si fue posible. Luego de eso la Sutel se quedó callada, en lo que de nuevo podría interpretarse por un perjuicio a las transnacionales, por supuesto eso no generó ninguna reacción en redes sociales contra la injusticia cometida por la Sutel.

En general creo que la Sutel tiene un camino largo por delante de aprendizaje, creo que nos ha fallado en respuestas oportunas y ha tomado algunas decisiones equivocadas, como no permitir los modelos de internet por descarga en su momento. Además. creo que se está tomando más tiempo de lo debido en declarar el mercado en competencia, especialmente en internet celular y fijo, donde la cantidad de oferentes y dinamismo son los adecuados para que la regulación sea innecesaria. Sin embargo, me cuesta mucho dar crédito a las críticas a la Sutel inspiradas en un seudo-patriotismo, soy partidario de las críticas con sustento y objetivas.