Mountain Lion: mis impresiones

El miércoles pasado actualicé mi vieja Macbook de Aluminio a Mountain Lion, es la computadora de mi trabajo, lanzarme sin paracaídas a dicha tarea es una muestra del grado de confianza que tenemos los usuarios de Apple en sus productos. Esta situación es usual para muchos usuarios de Apple, una experiencia muy diferente al mundo Windows, como me lo confirma las estadísticas de visitas a este blog, aquí llega un porcentaje importante de usuarios de Windows XP, de hecho 4 veces más usuarios de XP que de Vista.

La novena versión de Mac OS X cuesta tan sólo 20 dólares, y la única manera de conseguirla es vía internet, realizando la compra en la Mac App Store (MAS). No hay versión hogar, profesional, premium o mayonesa con papas, es una sola versión completa y sin DRM, puede instalarse en todas las computadoras que nos pertenezcan. Eso significa que no hay árboles de decisión para elegir como hacer la actualización, es simple o su Mac está en la lista de computadoras compatibles o no lo está. Desde Lion la influencia de iOS se nota mucho en Mac OS X, un aspecto relevante es que han igualado el ciclo de actualización anual, esto tiene argumentos a favor y en contra, por un lado aumenta la innovación, pero por otro lado uno podría decir que no deja madurar un sistema introduciendo nuevas pulgas o problemas sin haber logrado eliminar las del ciclo pasado.

En otros sitios pueden leer sobre las características de este sistema, si tienen tiempo y paciencia quizás la mejor opción es la reseña ya famosa de John Siracusa en arstechnica, mi intención en esta entrada es dar mis impresiones generales de uso.

Yo como ustedes he sufrido el mundo Windows en algún punto de mi vida, uno de los problemas usuales de ese mundo es los requerimientos de hardware crecientes para correr cada nueva versión, si se ve como estrategia de venta quizás no estaba tan mal, ya que para lograr correr el nuevo OS en ese mundo lo mejor era esperar a cambiar de máquina, si lograba hacer una actualización a la máquina actual muy probablemente quedaría tan lenta que de todas formas buscaría el cambio lo más rápido posible. Lo contrario sucedió con la velocidad de mi Macbook cuando actualicé de Lion a Mountain Lion, en lugar de forzar más el hardware siento que la máquina corre más ligera, usa menos RAM y las transiciones entre manejar monitores externos, despertar la máquina y similares han mejorado notablemente, en resumen y sin lugar a dudas, cada vez veo menos la pelota de playa. Mi máquina tiene un hardware apenas adecuado, 4 GB de RAM y un procesador 2 GHz Intel Core 2 Duo, pronto le colocaré un SSD y estoy seguro que le sacaré mucha vida más, la solidez de las máquinas Apple es incuestionable, mi laptop de finales del 2008 está más viva que nunca, este es uno de los motivos por los cuales puedo asegurar que las Mac no son máquinas costosas, simplemente cuestan lo valen.

Los cambios más evidentes respecto al sistema anterior son la integración de redes sociales y las notificaciones. Aunque en realidad no cuentan con un lugar propio en el panel de preferencias, sino que viven en "Correo, contactos y calendario", las redes sociales son parte integral de Mountain Lion, Facebook llegará en unos meses, pero ya tenemos Twitter, Vimeo y Flickr como opciones integradas, estoy seguro que comprenden el motivo por el cual YouTube no está en la lista. 

En cuanto a notificaciones, son al estilo de iOS y accesibles con un gesto intuitivo en el trackpad, confieso que el día anterior a la salida de Mountain Lion me deshice de Growl, me sirvió mucho en su momento pero me gusta aprovechar los servicios integrados. Dato interesante, al abrir un tweet desde el panel de notificaciones lanza el navegador, a pesar de que cuento con la aplicación del Mac App Store oficial de Twitter, en lo personal lo prefiero así, en mi trabajo no mantengo Twitter abierto todo el tiempo, sino que respondo a menciones por lo cual hacerlo vía web es suficiente.

En Mountain Lion iCloud es parte fundamental, sobre todo la parte de documentos en la nube que en Lion era incompleta. Los documentos en la nube son una buena idea, pero creo que no es para todos ni para todo. Aplicaciones como Pages son ideales para manejar de esta forma, porque permiten de manera transparente trabajar entre la computadora y el iPhone, pero nunca es tan flexible como servicios como Dropbox. Con el esquema de iCloud de Apple la premisa es que un documento es sólo relevante para una aplicación a la vez, eso puede ser cierto para un 80% de los usuarios, pero la verdad es que las excepciones se vuelven muy complejas de manejar. Por ejemplo, yo suelo escribir texto en TextEdit, algunas veces ocupo formatos más elaborados y para ello recurro a Word, para hacer algo tan simple tendría que exportar el documento, porque Word no puede abrir de manera directa un documento que está en la nube de TextEdit. Este problema de iCloud se relaciona con políticas de Apple concernientes a "sandboxing", muy al esquema de iOS cualquier aplicación vendida en el MAS debe cumplir con esta regla, y para seguir estrechando terreno, sólo las aplicaciones que se venden en el MAS pueden usar las APIs propias de iCloud. En palabras sencillas, "sandboxing" implica que una aplicación no puede acceder al sistema de archivos, eso la vuelve muy segura pero significa que no puede simplemente abrir un documento que le pertenece a otra aplicación, las aplicaciones son como islas con comunicación de una sola vía, pueden compartir pero no pueden solicitar. Este esquema creo que puede ser útil para un usuario normal, en mi caso la verdad no me veo renunciando a la libertad que da Dropbox. Para terminar de quitarle el gusto a documentos en la nube, las mismas aplicaciones de Apple como Pages o Numbers en sus versiones para iOS no soportan todos los formatos y fuentes, por lo que al quede usar este servicio se termina optando por el común denominador más bajo. Por cierto, la mejor reseña que he leído de iCloud es esta de Andy Ihnatko para el Suntimes.

Si usted es usuario de Mac y su computadora soporta Mountain Lion mi recomendación es que actualice sin pensarlo dos veces, la sola mejora que tiene en cuanto a rendimiento vale la inversión, eso si, tenga en cuenta que varias funciones dependen del hardware, por ejemplo Airplay es exclusiva de máquinas relativamente nuevas y Power Nap sólo funciona en portátiles con SSD de fábrica, como la Air o la MacBook Pro Retina.  La primera permite compartir la pantalla en el Apple TV, la segunda permite al sistema operativo seguir realizando operaciones de rutina como respaldos o actualizaciones mientras la computadora está en reposo.

En esta página de Apple pueden ver los cambios más importantes, estoy seguro que sin llegar al final de la página ya tendrá al menos dos o tres funciones que le justifican la inversión. También pueden ver el video oficial del sistema operativo a continuación.