La Guerra de las Patentes

No pasa un día sin que escuchemos al menos una noticia sobre el reclamo por patentes de Apple o hacia Apple, eso la verdad a la mayoría nos tiene cansados, ya que el tiempo perdido en litigar es tiempo robado a innovar. Sin embargo, es importante ver los diferentes elementos de esta situación.

Primero, el sistema de patentes está básicamente obsoleto, inventado en otra era su aplicación al software deja muchas grietas. Por un lado las empresas deben preocuparse por patentar cada detalle, sino lo hacen una empresa dedicada a patentar por deporte se les puede adelantar y luego demandar, estas son las llamadas "patent trolls", que sin producir ningún bien tangible se sientan en patentes esperando la víctima perfecta. Segundo, al tener ya posesión de la patente, la empresa está obligada a defenderla demandando a otros con el fin de no perder control sobre ella. Es decir el sistema crea un círculo vicioso.

Prototipo Android 2006Lo segundo, es que Apple tiene un trauma, luego de lo que sufrió con Microsoft, no estaba preparada para ver la historia repetirse casi al pie de la letra. Google fue un aliado estratégico en el lanzamiento del iPhone, desde el día uno incluía servicios como Youtube o Google Maps integrados, es más la opción de búsqueda en Safari era Google, básicamente el iPhone representaba una puerta abierta al modelo de negocios de Google para bien de ambas empresas y por supuesto del usuario, incluso el CEO de Google ocupaba una silla en la Junta Directiva de Apple. Pero, al igual que Microsoft, Google tenía otros planes, y usó su adquisición del 2005, Android, como la alternativa hacia el dominio del iPhone. El argumento de Google caló aun más por el contrato de exclusividad de Apple con AT&T, Verizon y otras empresas no tenían alternativa, debían apostar a Android. Recordemos que antes del iPhone Android era básicamente una iniciativa de código abierto enfilada hacia el mercado dominado por Blackberry y que contaba sólo con prototipos similares a los teléfonos de la empresa canadiense, luego del iPhone sus prototipos comenzaron a parecerse al nuevo ideal de teléfono inteligente, una pantalla táctil con pocos botones físicos. La biografía de Steve Jobs da un poco de luz sobre el enojo que sintió al ver la historia repetirse, las batallas legales de hoy en día son su legado, la guerra termonuclear para destruir a la empresa que él considera que robó sus ideas.

El tercer punto dentro de todo esto es Samsung, aún antes de comenzar a usar Android como sistema operativo en sus teléfonos, la empresa coreana comenzó a aplicar un tema en sus terminales con Windows Mobile que se asemejaba mucho al iPhone. También comenzó a aplicar elementos en la estética del teléfono, su empaque y accesorios que cuando se comparan con los de Apple simplemente dan vergüenza por la copia descarada. Creo que Samsung representa lo mejor y lo peor del ecosistema Android, por un lado hace teléfonos poderosos y con funciones innovadoras, por el otro copian o calcan elementos estéticos, no tanto funcionales, sin ningún remordimiento. La estética es algo difícil de defender, creo que Apple ha encontrado en patentes de otros elementos armas más tangibles contra Samsung y de allí sus últimas victorias, sin embargo creo que en el fondo es la estética lo que más molestia causa.

El nuevo CEO, Tim Cook, ha mostrado menos interés en las batallas legales, hay más disposición a llegar a arreglos donde se paguen licencias; sin embargo, de manera práctica aun no se ven efectos. En mi opinión a Apple no le conviene la mala publicidad que dan estos casos, tampoco le conviene perder su enfoque en la innovación por andar persiguiendo a quienes copian sus productos, la mejor estrategia que puede tener Apple es innovar a tal velocidad que lo que copia la competencia hoy sea ya algo superado por nuevas funciones.