Apple derrota a Samsung en la primera ronda en la guerra de las patentes

Apple le ganó el primer pulso a Samsung en la guerra de las patentes. Algunos centavos más de un billón de dólares fue dado a Apple por la violación de Samsung a varias de sus patentes, una cifra mucho menor a lo solicitado originalmente pero que sirve para marcar la cancha de hasta donde una empresa se inspira en la competencia o simplemente copia.

En la introducción del iPhone Steve Jobs enfatizó en que habían patentado todo, absolutamente todo sobre el revolucionario teléfono y la solidez de las patentes en disputa, ninguna de las cuales fue encontrada inválida, lo prueba. Sin embargo, las patentes se han vuelto en una maraña legal que va más allá de lo lógico, hay algunas que se pueden considerar válidas pero otras son tan genéricas o faltas de detalle que hasta el primer celular podría encontrarse en clara violación. Por eso, la victoria de Apple deja también un mal sabor de boca, hasta donde las patentes de software realmente protegen la innovación o más bien la frenan.

Dicho lo anterior, Samsung en particular es la compañía que aplica con más descaro la copia de los elementos tradicionales y llamativos del iPhone, desde calcar el ícono para la galería de fotos hasta hacer el empaque y accesorios clones dignos de un falsificador chino, eso justifica parcialmente que a través del uso inteligente del mal trecho sistema de patentes Apple pueda nivelar un poco la cancha. 

En mi opinión, Samsung es un excelente fabricante, no sólo de celulares sino también de televisores y refrigeradoras, pero hasta la salida del Galaxy S III sus teléfonos eran variaciones del iPhone, más grandes o más delgados pero variaciones al fin. Le tomó unos años salir del campo inspirado por Apple para pasar al inspirado por la naturaleza (diseñado para humanos), la pregunta es si por su cuenta habría evolucionado de la misma manera, basado por su teléfono insignia del 2007 la duda es razonable y, haciendo eco de algunas otras voces en internet, los mil millones de dólares que ahora tiene que pagar bien vale lo que han ganado en cuota del mercado y rentabilidad, quizás al final Samsung no perdió esta guerra, simplemente sacó fiado un tanto de innovación. 

-----

De este tema pueden encontrar mucha información, como buen punto de partida les recomiendo este artículo de The Verge.