Que esperar en el nuevo iPhone

Estamos a menos de 48 horas de conocer la propuesta de Apple en su nuevo iPhone. Durante las últimas semanas se han dado discusiones, rumores y aparición de fotos que nos permiten resumir las características esperadas en el nuevo modelo del iPhone.

Nombre

El iPhone de este año corresponde a la sexta generación, lo cual ha hecho dudar mucho sobre la validez del nombre iPhone 5, aunque las dudas fueron opacadas por la sombra en la invitación enviada la semana pasada. Otros posibles nombres son "nuevo iPhone", iPhone 4G o incluso iPhone HD. En lo personal esperaba como nombre "nuevo iPhone", si termina llamándose iPhone 5 me parece un nombre muy jalado del pelo.

Pantalla

Es consenso general que el iPhone de este año tendrá una pantalla de 4", con un aspecto cercano a 16:9. La pantalla mantendría el ancho actual y aumentaría en su altura, de manera que daría un mayor espacio para ver contendido HD, que actualmente genera líneas negras arriba y abajo de la imagen, el espacio adicional permite una línea adicional de íconos. La clave para Apple es realizar la variación de la pantalla con el menor impacto a los desarrolladores, cambiar una de las dos medidas ciertamente ayuda en ese sentido. Con el tamaño de 4" el iPhone conservaría su facilidad de uso, seguiría siendo un teléfono que se puede usar con una mano, pero a pesar de crecer se verá pequeño a la par de otros teléfonos populares, que rondan los 4.5", en lo personal estaría satisfecho con 4", quiero un teléfono que entre cómodamente en la bolsa del pantalón o de la camisa.

Conectividad 4G

El próximo iPhone, al igual que el nuevo iPad, tendrá conectividad 4G, específicamente LTE. El término 4G ha sido víctima de abuso verbal y hoy no significa lo que originalmente quería indicar, desde el uso para designar algunas redes 3G de nueva generación hasta medios de comunicación como Wimax han caído bajo este término, incluso LTE se queda corto a la definición original de 4G, pero es en general lo que podríamos considerar el verdadero 4G. 

La conectividad LTE es prácticamente un requisito para cualquier teléfono inteligente que sea lanzado en este momento en Estados Unidos, sin embargo por lo nueva de la tecnología, es poco poco valiosa en otros países, no sólo porque no está presente en una mayoría sino porque en los mercados en los cuales si existe la compatibilidad no está asegurada. Los rumores indican que Apple usará un chip que permite operar en una gran variedad de bandas, pero tengo pocas esperanzas que la anunciada red 4G de kölbi sea compatible, sin mencionar lo mucho que dudo que dicho proyecto se materialice en un futuro cercano.

Apariencia

La apariencia del nuevo iPhone se rumora similar a la del 4S, pero con un cuerpo de aluminio, su grosor se vería disminuido así como su peso. Dentro de los cambios que hacen posible la disminución del grosor está la inclusión de un nuevo conector, de tamaño similar al micro-USB pero propietario de Apple. Asimismo, el micro-SIM será sustituido por un nano-SIM, un nuevo estándar de la industria diseñado por Apple. Todo parece indicar que un SIM puede cortarse para hacer un nano-SIM, de momento no he visto herramientas a la venta para hacerlo o plantillas.  

NFC

Esta tecnología está dentro de los rumores desde hace un año, se daba como un hecho hasta que hace poco el análisis de fotos de los componentes la descartan. Con NFC el iPhone podría comunicarse con otros dispositivos de manera simple y segura, se usa sobre todo para transacciones pero también para funciones más interesantes como cambiar la configuración del mismo teléfono. 

La nueva versión de iOS trae una aplicación que se llama Passbook, la misma administra pases de abordar, tarjetas de fidelidad y similares, con NFC podría convertir al iPhone en la billetera digital, ya Google lo está intentando con un éxito bastante bajo, si Apple entra en el juego daría un empujón importante a la tecnología, pero aspectos técnicos y prácticos parecen estar frenando su incorporación en el iPhone. En lo personal lo considero una lástima, no tanto por la parte de comercio, electrónico que sería muy limitada en Costa Rica, sino por sus otras funciones. Por ejemplo, una calcomanía NFC pegada discretamente en el automóvil permite con un toque cambiar varias configuraciones de una vez, por ejemplo apagar Wi Fi, conectar el bluetooth y ajustar el volumen.

Procesador, RAM y otros

El iPhone seguramente incluirá un procesador similar al del nuevo iPad, A5X, es decir doble núcleo de procesador y cuatro núcleos de procesador de video, dadas las características de iOS y el esmerado control sobre el diseño del procesador mismo su rendimiento estará a la par o superior a los procesadores incluidos en los últimos terminales con Android. Aunque Apple no fabrica sus procesadores, hay cerca de 1000 empleados directos de Apple trabajando en su diseño y optimización,  aspecto que realmente se nota cuando se ponen lado a lado con terminales de la competencia. 

Al nuevo procesador lo acompañara el doble de RAM que el modelo actual, 1 GB en lugar de 512 MB, además se espera que la batería tenga mayor capacidad con el fin de aportar energía suficiente para LTE y la pantalla más grande. Desafortunadamente, no hay nada que indique un cambio tecnológico en baterías que liberen al iPhone del cargador, ni siquiera la inclusión de carga inalámbrica como la mostrada por Nokia.

En cuanto a la cámara, un punto fuerte del iPhone 4S, no se han escuchado rumores fuertes, en lo personal espero que mejoren su comportamiento en ambientes de poca iluminación, Nokia presentó un gran avance en su Lumia 920, dudo que el iPhone logre igualar ese desempeño, aunque espero se acerque.

Conclusión

El iPhone recibirá este año el mayor cambio estético y funcional de su existencia; sin embargo, las características esperadas no son tan revolucionarias como las que se presentaron en el iPhone original, de hecho básicamente son cambios evolutivos que no necesariamente lo harán sobresalir entre sus similares. Esto no implica que sus ventas serán afectadas, por el contrario este iPhone se venderá aun más rápido que los anteriores, se estiman más de 5 millones de unidades en su primer fin de semana, la gran incógnita es si Apple estará satisfecha con su éxito de ventas, o si guarda entre sus planes un nuevo salto. Yo en lo personal espero que Apple tenga planeada alguna sorpresa,  tal vez no este año, pero que más temprano que tarde veamos nuevamente el tipo de propuesta que haga caer de los asientos a la competencia.