Ahí viene el coco: cobro por descarga

El cobro por descarga provoca reacciones bastante fuertes en un sector de la población, por eso saber que la Sutel está a punto de establecer los parámetros bajo los cuales ese modelo se aplicaría en modalidad post-pago ha generado discusiones y reacciones, con argumentos de distinta validez. Antes de desarrollar mi opinión debo recalcar que la Sutel lo que define son techos de cobro, ya hoy por hoy las operadoras han mejorado tarifas respecto a esos techos en servicios tanto de voz como de datos por medio de paquetes, así que en este post no voy a caer en la trampa de comenzar a hacer cálculos o afirmaciones considerando tarifas máximas, eso se lo dejo a medios como La Nación que les gusta asustar y generar clicks diciendo cuanto le costará el siguiente tweet.

Lo que he sostenido desde que esta modalidad entró a discusión y desde que se aplica en prepago lo mantengo, este esquema no es tan nocivo como parece y la afectación se da a una pequeña parte de los usuarios, mientras que otros o no notan efecto o incluso pueden encontrar ofertas o paquetes adecuados que los hagan pagar similar o menos al modelo anterior. También se dan casos, conozco de cerca a uno, que al darse el tipo de discusión optan por obtener un servicio a internet residencial en lugar de usar de modem el celular, lo curioso es que quienes eligen esta vía se dan cuenta que estaban viviendo con un nivel de servicio de internet muy bajo y distinto al que se obtiene por cable o ASDL, es decir al final terminan mejor.

El cobro por descarga saca de la red a ciertos usuarios que consumen no 1 o 2 GB, incluso no 6 GB sino decenas de GB, he escuchado de usuarios con consumos de 80 GB por mes, lo cual me hace pensar en lo pacientes que son o su exceso de tiempo libre. Sin embargo, la salida de estos usuarios en mi opinión tendrían un efecto relativamente bajo en los problemas de saturación de la red, por ejemplo un caso extremo pero que ilustra la problemática real: un concierto en el Saprissa, que no se pueda enviar un tweet no es porque alguién está descargado mucho es porque hay una concentración alta de teléfonos inteligentes intentando acceder a la red de datos. 

Por otro lado pensemos en el usuario que vive alejado del valle central sin posibilidad de contratar servicios de internet residenciales, ese usuario gastará más de 6 GB por mes porque su teléfono será su única posibilidad de conexión, sacar a ese usuario de la red no hará que usted o yo en San José centro tengamos mejor conexión, ni siquiera sus vecinos verán mejoría porque ya de todos modos vive en una zona de baja saturación, es decir, este justo pagará por los pecadores que han dado a las operadoras la justificación de poner límites de descarga. Quizás este usuario podrá encontrar solución en algún paquete de datos mensual que se ajuste a sus necesidades, pero también existe la posibilidad de que se vuelva para él prohibitivo el uso de internet.

Otro aspecto mal manejado desde mi punto de vista por parte del modelo propuesto es permitir que las operadoras pongan límites y cobros simultáneos a la descarga y a la velocidad, el modelo ideal de descarga me debe dejar como usuario descargar a la capacidad máxima de la red en un momento y punto geográfico dado, si yo pago por 2 GB no debería estar obligado a gastarlo a poquitos. Creo que la Sutel sería más útil si en lugar de estar jugando a regular precios se pusiera a regular condiciones de servicio como esta.

Ahora, un esquema de descarga da cierta libertad a las operadoras de manera que puedan generar ofertas que no pongan en peligro la saturación de la red, por ejemplo, con LTE fácilmente ese pueden ofrecer 10 Mbps de descarga, si no existe un límite de descarga esto podría generar un éxodo de usuarios residenciales que en poco tiempo saturarían la red y degradarían la experiencia de los usuarios tradicionales. En ese sentido el cobro por descarga es un mal necesario para crear una barrera, pero, basado en las experiencias que he leído de otros países y en mi opinión personal, considero que el efecto en la saturación de la red del cobro por descarga será limitado, al igual que las políticas de castigar velocidades luego de cierto límite. Como comentaba hace unos párrafos, el principal problema que tenemos como usuarios es cuando una zona específica se satura.

Hace unas semanas Sprint anunció planes para controlar a los usuarios “abusivos”, a estos usuarios se les va a limitar la velocidad a partir de cierta cantidad de datos, pero sólo cuando dichos usuarios estén en zonas saturadas. Esta medida salomónica creo que debería ser imitada por las operadoras nacionales, ayuda a quitar presión sobre la infraestructura pero no afecta a usuarios de zonas alejadas que cuentan con dificultades de acceso a internet por medios que no sea celular. 

La competencia es la que define la forma y característica de un mercado, por eso hoy en día el internet celular cuesta hasta 4 veces menos que hace unos años, aun para los que han optado por prepago y el uso de paquetes con limites de descarga. Es de esperar que paquetes, modalidades o hasta el ofrecer paquetes ilimitados en descarga sean caballo de batalla en la guerra por atraer clientes, por eso al final creo que una mayoría de los usuarios saldrían beneficiados, y que el mercado dará soluciones para los casos extremos con necesidades válidas de uso.